Skip to main content

“Vocación” es el nombre de este mural ubicado en pleno colegio Santo Tomás, en Curicó. Casi como un llamado, un recordatorio, dos imágenes impregnan la obra: una, en la que se observa a un dibujante estudiando una jugosa y colorida granada y otra, en la que se muestra una famosa escultura de bronce conocida como “El Niño de la Espina” de la época helenística, reproducida innumerables veces a lo largo de la historia del arte.

Ambas escenas, representadas una frente a la otra, pareciera recordar que, para saber más, hay que salir de la zona de confort. Una espina clavada en el pie, frente al dibujante, una  búsqueda de conocimiento que requiere esfuerzo.

La obra fue realizada por el artista visual Francisco Maturana en conjunto con el artista uruguayo Camilo “theic” @theic_licuado. La alianza entre Maturana y “Theic” nace de su participación en el Festival Urbano Barrio Arte 2017, realizado en Santiago de Chile, que convocó a seis artistas latinoamericanos consolidados y nuevas promesas del Street Art con el objetivo de contribuir a la cultura urbana.

“Con Camilo estuvimos conversando sobre el oficio que se mueve desde la observación, el estudio, la praxis y sus manifestaciones. De ahí que llegáramos a plasmar en este muro situaciones cotidianas como un dibujante estudiando la forma y color de una granada; la vocación como elección y también como un llamado hacia un hacer y un modo de vida”, señala Maturana.

Oriundo de Concepción, Maturana ha desarrollado su obra a través de la pintura y el mural. En el Street Art, su trabajo artístico surge a partir de la problematización de los elementos locales y espaciales mediante un proceso de investigación y observación.

Ha pintado murales en el extremo norte y sur de Chile, como también en festivales internacionales de arte urbano en países como Argentina, Ecuador y España, desarrollando en el muro sus propias reflexiones en torno a la imagen, culturas y sus contextos particulares.

Por su parte, Camilo Nuñez “Theic” junto a la artista Florencia Durán, integran el Colectivo Licuado, grupo que se dedica a intervenir espacios con murales que se vinculan a la cultura del lugar y que se identifican por un marcado énfasis en la figura humana.

“Junto a Francisco nos gusta estudiar y plasmar situaciones cotidianas del día a día como- por ejemplo- un dibujante estudiando la naturaleza, en este caso una granada.
En el correr de los últimos meses estuve hablando con varios amigos sobre el tema de la vocación, con lo cual me di cuenta de lo feliz que estoy al haber elegido una profesión u oficio como la de dibujante y pintor, algunas personas les toma varios años poder elegir una. Vocación viene del Latín vocatio (llamar), que es la inclinación que una persona siente por una profesión, oficio o modo de vida. No tiene edad para manifestarse y muchos aspectos forman parte de este «llamado» como los gustos, curiosidades y la personalidad de cada uno. Mi profesora de historia del arte en la secundaria fue clave en la elección de la vocación que quería seguir. Es importante poder hacer lo que a uno le gusta, que le satisfaga y poder vivir de eso, esto ayuda a entender quiénes somos, que queremos y hacia donde vamos. Muy agradecido con mi familia que siempre me apoyó en la elección que tomé”, aseguró el artista uruguayo al concluir el mural.