Skip to main content

El Consejo de Estado francés rechazó la petición de una asociación privada que pedía la restitución de «La Gioconda» del artista italiano Leonardo da Vinci, también conocida como «Mona Lisa», que se exhibe en el museo del Louvre en París.

El más alto tribunal administrativo galo recibió una petición de International Restitutions, misteriosa asociación de la que se ignora dónde está su sede y quiénes son sus directivos, para que declarase «inexistente» la decisión del rey Francisco I de «apropiarse» de «La Gioconda» en 1519.

La asociación, que afirma actuar «en nombre de los descendientes de los herederos del pintor», esperaba que la obra maestra del Renacimiento, que en el pasado ha sido la causa de fricciones entre Francia e Italia, fuera «eliminada» del inventario del museo del Louvre.

El Consejo de Estado indicó que la petición de la asociación es «claramente inaceptable», y la condenó a 3.000 euros de multa por procedimiento «abusivo».

La asociación pretende actuar para obtener la restitución de bienes que hacen parte del dominio público a sus «legítimos propietarios», pero para el Consejo de Estado, solo éstos podrían eventualmente acudir a la justicia. Los jueces administrativos consideraron además que no pueden abordar las «decisiones» tomadas durante la monarquía francesa.

Peticiones similares de la asociación, para obras menos emblemáticas que La Gioconda, nunca prosperaron. Tras caer en desgracia ante los Médici, poderosa e influyente familia del Renacimiento en Florencia, Leonardo da Vinci (1452-1519) se puso en 1516 bajo la protección de Francisco I (rey de Francia de 1515 a 1547).

Al partir de Italia, tomó con él varias de sus obras, incluyendo el retrato de la esposa del comerciante de telas florentino Francesco del Giocondo, realizado entre 1503 y 1506. Ofreció sus obras al soberano francés, que le pagó a cambio una generosa pensión. Estas obras entraron a las colecciones reales y nunca volvieron a salir de Francia. «La Gioconda» está expuesta en el Louvre desde 1797.