Skip to main content

Un total de mil aves reproducidas con fibras vegetales de los diversos territorios donde viven sus creadoras está presentando la exposición “Fibras en Vuelo”, organizada por la Municipalidad de Providencia e INDAP

Se trata de aves de nuestro país, como golondrinas, cometocinos, torcazas, tórtolas, picaflores, tencas, lechuzas, palomas, chincoles y albatroces, entre otras especies, tejidas con fibras vegetales como quilineja, conquillo, ñapo, junco, voqui pil-pil, chupón, paja de trigo ligún y hoja de choclo.

Las artesanas participantes son Ester Arellano, de la Región de Arica y Parinacota; Marta Godoy, de Coquimbo; Zaida Muñoz, Débora Vidal y Melania Cornejo, de O’Higgins; Elena Paillafil y su hermana Juana Paillafil, de La Araucanía; Isabel Lienlaf y Uberlinda Reiman, de Los Ríos; Adelina Soto, Raquel Aguilar, Fedima Soto, Ismenia Duamante y Angélica Raimapo, de Los Lagos; Emelina Barragán, de Aysén, y Julia González, de Magallanes.

En las obras de estas artesanas, se cristaliza la reflexión de sus miradas y el conocimiento de su tacto como “manos que miran”, desde la recolección del material escogido a la confección de cada pieza, distinguiendo particularidades y virtudes de las fibras que abordan.

El ojo y el tacto de las artesanas son saberes incorporados que pertenecen a un territorio y a una tradición enseñada por madres y padres, conocedores del arte de su oficio. Ellas han continuado tejiendo para crear obras sinceras en que la fibra revela su ser al público. Tal como los pájaros recolectan sus ramas y materias orgánicas para hacer sus nidos, estas artesanas recogen fibras para hacer sus obras.

Obras en vuelo y en viaje por el paisaje vegetal de Chile, las piezas de esta muestra son un testimonio vivo de la diversidad de materias y de saberes de nuestro territorio.

Isabel Lienlaf (34), artesana del sector Alepue de la comuna de Mariquina, hizo medio centenar de aves en voqui pil-pil para la exposición. También comenzó de pequeña en la cestería, por tradición familiar: “Debo haber tenido 4 ó 5 años y no partí haciendo, sino que desarmando las figuras que hacían mis padres, Abelardo y Gloria. A los 18 comencé a hacer piezas tradicionales, como chaiwes, teteras, hueveras, peces y pajaritos, además de cosas a pedido”, comentó.

Según Saúl Pérez, encargado nacional de Artesanías de INDAP, esta muestra es un viaje por el paisaje vegetal y las comunidades del Chile rural, y resume el cotidiano y los saberes que custodian las 16 expositoras campesinas.

“Fibras en vuelo” se puede visitar de lunes a viernes de 10 a 18 horas y los sábados de 10 a 17:30 en Bellavista 0594. Quienes deseen adquirir alguna de las piezas expuestas pueden revisar el catálogo (pinchar acá) y enviar un mensaje al correo a fibrasenvuelo@gmail.com o al WhatsApp +56 9 6613 2494, solicitando el modelo que desean comprar.