Skip to main content

Recientemente, Galería de Arte La Sala presentó la exposición “A Escala Humana” de la destacada artista chilena Luz Benavente  (Santiago de Chile, 1971). Interesada desde muy joven por el mundo de arte y especialmente por el dibujo, inició sus estudios en la Universidad Central de Santiago de Chile, realizando la carrera de arquitectura y posteriormente paisajismo.

Luego, realiza tutorías libres en la escuela de comunicaciones Uniacc, en donde se vincula por medio se clases teóricas y practicas con artistas reconocidos a nivel internacional como Pablo Langlois, Arturo Duclois, Alejandra Wolf y Patrick Stewger. Tras conseguir una solida formación académica, empieza a mostrar interés por campos relacionados, como la escultura y la cerámica

Pasta de dientes, témpera de sus hijos, retazos de madera, diarios, cartones, todos los materiales a la mano o reciclables, son la base que dio origen a la serie de obras que nació durante la pandemia, ante la imposibilidad de ir físicamente a su taller de creación.  En su aislamiento, la artista reformuló varios aspectos de su pintura, acotando la característica paleta colorida anterior por colores más opacos, fuertes y contrastantes e incorporando los negros, grises, verdes, blancos y beige.

En perspectiva experimental, combinó materiales inusuales con pintura y técnica mixta e incorporó el volumen en algunos trabajos que luego plasmó en cerámica gres. En esa búsqueda, redescubrió telas de formatos enormes (que estaban guardadas durante años), para dar vida a obras gigantes, utilizando un tamaño casi sobrehumano y monumental.

Salió de su espacio tradicional, pintando en el exterior de su casa, en el jardín o incluso en el mismo interior de su hogar, un período muy creativo y productivo, en el que al contar con mayor tiempo de observación, tuvo un interesante hallazgo al toparse con antiguos negativos de fotografías.

En ese proceso, y mirando a través de ellos, incorporó tablas en las mismas telas, jugando con calce y descalce, y generando un cuadro dentro del cuadro, a modo de ventana.

Su temática usual de naturaleza y árboles se aproximó como mirando mediante un microscopio o una lupa, acercándose a lo esencial: células, círculos, cintas, caminos que se cruzan de manera abstracta. Así surge la serie a “A Escala Humana”, referida a un escenario post pandémico, en que todo se trastocó y cambió la perspectiva de la vida en muchos aspectos, lo cual afectó también su creación pictórica.

En palabras de la artista: “En lo personal me hizo cambiar mi escala de vida, mis valores y la perspectiva de muchas cosas que antes miraba y no veía. Pretendo que el espectador pierda la escala, sienta que está dentro de mi mundo interior, como una parte integrante de los cuadros. Y que los cuadros los envuelvan”.

Autodidacta en pintura, desde el año 2002 ha exhibido su obra en 16 exposiciones individuales y 33 muestras colectivas, tanto en Chile como Perú, Brasil, Estados Unidos, España y Francia.