Skip to main content

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) estará presentando, desde mañana jueves 25, “Diego y yo”, el autorretrato de Frida Kahlo que se convirtió en la obra más cara de un artista latinoamericano jamás vendida en un remate que se realizó en noviembre del año pasado por Sotheby’s Nueva York.

Aunque en la oportunidad no se informó sobre el comprador, CNN da cuenta que se trata del empresario argentino y fundador del Malba, Eduardo Costantini, quien la adquirió de manera online “con un ojo puesto en la pantalla de la computadora que lo conectaba al evento y una oreja atornillada al teléfono por si la comunicación por Internet se interrumpía”.

Su oferta por US$ 34,9 millones no solo se transformó en el valor más alto, sino también en un récord histórico. Antes de esta adquisición, la pieza latinoamericana que ocupaba el primer puesto era la pintura «Los Rivales», de Diego Rivera, esposo de Kahlo, vendido por Christie’s en 2018 por US$ 9,8 millones en 2019, además del anterior máximo histórico conseguido por la propia pintora mexicana de US$ 8 millones en 2016.

“Diego y yo”, obra de pequeñas dimensiones -30 centímetros de alto y 22,4 de ancho-, es interpretada por la crítica especializada como manifestación de los sentimientos tormentosos de Kahlo hacia Rivera. Se trata de un óleo sobre masonite y es el autorretrato final de Kahlo, completado en 1949, cinco años antes de su muerte en 1954. Con tres lágrimas que caen por su rostro y la cara de Diego Rivera con un tercer ojo dibujado en su frente, “la obra da testimonio del amor que ella tiene por Diego. Lo representa en un momento muy dramático”, le dijo Costantini a CNN. “Expresa la angustia, con el pelo que le envuelve el cuello como una situación asfixiante, las lágrimas y Diego en su pensamiento con los tres ojos”.

Kahlo y Rivera se conocieron cuando ella le pidió que criticara su obra. Se casaron dos veces: se divorciaron en 1939 y volvieron a casarse al año siguiente. Ambos tuvieron relaciones extramatrimoniales.

El trabajo de Kahlo estuvo marcado, entre otras tragedias personales, por los altibajos de su relación con el muralista mexicano, 21 años mayor que ella y el accidente que la hizo sufrir dolores durante toda su vida.

El cuadro de Kahlo permaneció fuera del circuito de exhibición internacional durante los últimos 25 años. Fue presentada públicamente en 1998 y luego quedó en manos de una colección privada hasta la actualidad, según el sitio online del Malba.

Desde este jueves 25, “Diego y yo” puede verse en el Malba en Buenos Aires en la muestra llamada “Tercer ojo”, que reúne las obras maestras del museo junto con obras de la colección privada de Costantini. Entre las más de 240 piezas que formarán parte de la exhibición, se encuentran trabajos de Diego Rivera, Tarsila do Amaral, Xul Solar, Joaquín Torres García, Emilio Pettoruti, Wifredo Lam, Roberto Matta, Maria Martins y Remedios Varo, entre otros.

Antes de la venta, Sotheby’s reconoció a EFE que ya estimaba que se vendería por entre 30 y 50 millones de dólares, no solo por el nivel artístico del cuadro, sino por el momento de la venta, cuando obras de mujeres artistas del siglo XX se están revalorizando, y cuando se está mostrando un profundo interés hacia artistas latinoamericanos surrealistas.