Skip to main content

El Museo Nacional de Bellas Artes recibió en comodato por el Club de la Unión, por el lapso de diez años, la valiosa escultura «Ulises y Calipso» que Rebeca Matte había donado en 1925 al citado Club.

El traslado de la escultura de mármol, que pesa 4,5 toneladas, significó un amplio operativo que demoró alrededor de 12 horas, además de otras jornadas de preparación y planificación. Fue liderado por los expertos Florencia Achondo, Cristóbal Artigas y Jorge Velázquez y contó con la participación de un equipo de alrededor de 20 personas. Además, con el apoyo de unidades de Carabineros y de Seguridad de la Municipalidad de Santiago.

Para el traslado se utilizó un camión con una grúa hidráulica que permitió extraer la escultura desde uno de los balcones del Club de la Unión. Asimismo, se debió confeccionar un carro y un puente especial para permitir su ingreso al Museo.

Fernando Pérez, director MNBA, señaló que la corporación «recibe con los brazos abiertos y gran alegría la escultura Ulises y Calypso de Rebeca Matte que el Club de la Unión nos entrega en comodato. Ella viene a completar y enriquecer la colección de esta pionera de una saga de escultoras chilenas notables que ya posee el museo. Los principales beneficiados serán nuestros numerosos visitantes, quienes gozarán de la exposición a la luz pública de esta maravillosa pieza. Agradecemos profundamente la generosidad de quienes hicieron posible este comodato”.

Ulises y Calipso fue realizada en 1915 en Florencia mientras la artista residía en Italia. Luego Matte la donó al Club de la Unión en 1925, entidad que a partir de 2022 la entrega para su exhibición en el Museo.

La obra representa la historia descrita en La Odisea de Homero, entre el rey Ulises y la ninfa Calipso, en el momento de su despedida. Reconocida por su belleza y temperamento impredecible como las olas, tras retenerlo encantado por siete años en isla Ogigia, le permitió surcar el mar de regreso a su hogar ante la gestión de la diosa Atenea.

Rebeca Matte Bello (1875-1929) es una de las más productivas y destacadas escultoras en Chile de inicios del siglo XX. Bisnieta de Andrés Bello, recibió una educación laica, liberal y progresista, influenciada fuertemente por su padre, el diplomático Augusto Matte, y su abuela paterna, quien la instruyó en diversas materias humanistas.

Destacadas escultoras chilenas

La artista forma parte de un grupo de mujeres que ejercieron la escultura como especialización artística a fines del siglo XIX e inicios del XX, enfrentando diversos obstáculos. Se le puede consignar como la primera mujer en instalar un monumento en el espacio público, a partir de la escultura Unidos en la gloria y en la muerte (1918, versión 1930), que se encuentra en el frontis del mismo Museo.

Desde ahora Ulises y Calipso se emplaza en el hall del MNBA, junto a otras tres esculturas de la misma autora: Crudo Invierno (1912), Horacio (1899) y L’Enchantement (1900), más conocida como El Eco, conformando un grupo de cuatro obras que permitirán que el público pueda apreciar y conocer el legado de esta gran escultora.