Skip to main content

Hasta hace poco, un gran silo de hormigón interrumpía el paisaje de la zona rural del sector La Finca, en la comuna de Villa Alegre, Región del Maule. Una mole de cemento, más alta que cualquier plantación de su alrededor, “dominaba” desde la altura toda la zona. Lo mismo ocurría en el sector de Callejones,  comuna del Maule, en la misma región.

Este año, después de 13 días de intenso trabajo, la artista Conilars intervino uno de ellos, el de la comuna Villa Alegre y  transformó la alta masa de cemento ( 20 metros de altura)  en una obra de arte a cielo abierto. Un año antes, en 2021, el artista Basco Vazco hizo lo mismo en Callejones, en un silo de 16 metros de alto. Ambos,  se transformaron en intervenciones que cualquier vecino, a cualquier hora y momento, puede disfrutar. Tanto así, que hoy son un atractivo turístico para la comunidad y visitantes, quienes se acercan para posar en las fotografías con estos enormes “lienzos” pintados con esmalte al agua para exterior.

“Reactivamos desde la pintura un antiguo silo de hormigón que se encontraba abandonado en un campo de maíz, este silo se construyó hace 120 años atrás, era una especie de bodega para guardar el alimento de los animales. ¡se llenaba hasta arriba! Ahora estaba abandonado en un campo rodeado de choclos”, asegura la artista en su cuenta de Instagram.

“¿Por qué pinté Hongos ? Porque son seres mágicos que se merecen toda nuestra adoración, son fundamentales en nuestro ecosistema, descomponen materia orgánica, reciclan nutrientes en la naturaleza y son curadores. Elegí especies chilenas para darlos a conocer”, agrega.

“Los visitantes son, principalmente, ciclistas que utilizan estos silos como hitos o puntos de referencia para sus rutas. La gente se  saca selfies y las suben a Instagram. Hay muchas fotos dando vueltas con gente posando junto a los silos”, cuenta a Artpost Víctor Letelier, gestor del proyecto.

El arquitecto y docente de la escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca, Víctor Letelier, fue quien invitó a ambos artistas a participar del proyecto “Silográfica: Pinturas Urbanas en el Paisaje Rural”, luego de adjudicarse el fondo para la creación artística de la institución. La idea era concretar intervenciones de gran escala para poner en valor el paisaje rural maulino utilizando como soporte olvidadas e icónicas preexistencias arquitectónicas asociadas a entornos productivos.

“Me gusta este proyecto porque lleva el arte donde no llega. Es muy raro ver un mega mural propio de las ciudades en el campo. Ese contrapunto es potente y por la escala del mural impacta la imagen del paisaje a distintas escalas” , asegura Víctor Letelier.

“Han sido muy bien recibidas por la comunidad. Se sienten parte de la obra y orgullosos de que los murales estén en sus localidades ya que de alguna manera les entregan una nueva identidad a estos pequeños pueblos postergados”, agrega.

Letelier está en la búsqueda de fondos para intervenir un tercer silo, espera poder concretarlo con un artista local.

Estas dos obras son solo el inicio de un ambicioso proyecto, el cual busca a largo plazo intervenir 15 silos para construir la primera galería abierta del el país ubicada en el  paisaje rural del Maule.  “Espero que funcione. Es una gestión y producción bastante intensa pero con un resultado que deja muy feliz a los artistas y a las comunidades. Es impactante estar ahí y ver el tamaño de los murales….”.