Skip to main content

Más de un siglo, 106 años de antigüedad, quedaron reducidos a cenizas tras un ataque incendiario al molino Grollmus y a su ecomuseo aledaño a la estructura en Contulmo, región del Biobío, dejando a tres personas heridas a bala, todos integrantes de la familia Grollmus.

El inmueble declarado Patrimonio Arquitectónico y reconocido como parte del aporte de la colonización alemana a la zona estaba emplazado en el kilómetro 3 de la Ruta P-700, a cinco minutos de Contulmo. El molino Grollmus conservaba gran parte de su valor en continuar operativo, siendo el primer sistema a turbinas que dotó de electricidad a la zona, y qque también se convirtió en el primer lugar donde los campesinos acudían con sus granos para hacer harina.

Un documento de 2018, que detalla la actualización del plan regulador comunal de Contulmo, destaca al molino Grollmus como parte de los elementos patrimoniales del lugar y del patrimonio tangible a preservar.

Asimismo, detalla que «la participación alemana en el desarrollo de la comuna está estrechamente ligada a la relación de los colonos con el lago Lanalhue. Destaca en esta misma época la construcción del molino Grollmus, a orillas del Lanalhue, que ha funcionado durante 80 años, con un sistema de turbinas que permite la molina de trigo, de la manzana y el trabajo de un aserradero».

Junto al molino y el ecomuseo -ambos completamente destruidos- está ubicada la casa patronal, donde reside Helmuth y su familia, la misma que fue atacada a balazos por parte de los desconocidos que ingresaron al lugar.

Producto del hecho, el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve anunció acciones legales contra quienes resulten responsables, mientras que el delegado presidencial de la Provincia de Arauco, Humberto Toro, afirmó que este tipo de hechos y el recrudecimiento de la violencia en la zona está relacionado al robo de la madera y a «grandes personajes» que la Fiscalía debe perseguir.